El grupo de la ONU investiga maneras de salir del punto muerto nuclear

Análisis realizado por Jamshed Baruah

GINEBRA (IDN): la Asamblea General de las Naciones Unidas ha encargado al Grupo de Trabajo de Composición Abierta (GTCA) la creación de un plan para la construcción de un mundo libre de armas nucleares. En las dos sesiones del grupo, 22-26 de febrero y 2-13 de mayo, no lograron ponerse de acuerdo sobre un plan de proyecto. Pero la última sesión de tres días en agosto fue programada para negociar un informe final con recomendaciones para la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El informe acertaría al afirmar, como le dijo Beatrice Fihn, Directora Ejecutiva de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) al GTCA el 13 de mayo, que "la mayoría de los gobiernos del mundo están listos y quieren iniciar negociaciones de un nuevo instrumento jurídicamente vinculante para prohibir las armas nucleares". Esto incluso sin la participación de los estados poseedores de armas nucleares.

Unos 100 gobiernos se unieron en el transcurso de dos semanas en mayo y muchos más mostraron su apoyo mediante un documento de trabajo conjunto del grupo de Compromiso Humanitario que comprende 127 estados.

Los gobiernos participantes no se inmutaron por el boicot continuo del grupo de trabajo de los nueve estados con armas nucleares: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña, así como Israel, India, Pakistán y Corea del Norte.

El ICAN jugó un papel decisivo impulsando el apoyo de la sociedad civil, incluidas las organizaciones basadas en la fe. Una declaración interreligiosa conjunta emitida el 2 de mayo resaltaba los imperativos morales y éticos para la abolición de las armas nucleares. La declaración, aprobada por casi 35 grupos de fe e individuos, se presentó al Presidente del GTCA, el Embajador Thani Thongphakdi de Tailandia el 3 de mayo.

Destacando el papel fundamental de la sociedad civil, UNFOLD ZERO declaró que: "en la actualidad existe un fuerte impulso para el inicio en 2017 de negociaciones multilaterales de desarme nuclear, algo que se ha bloqueado durante casi 20 años".

Las organizaciones asociadas a UNFOLD ZERO incluyen Alcaldes por la Paz, Peace Depot, Parlamentarios por la No Proliferación Nuclear y el Desarme (PNND), la Oficina de la Paz de Basilea, la Asociación Internacional de Abogados contra las Armas Nucleares (IALANA) y el apoyo crítico de la Middle Powers Initiative.

La propuesta fue detallada en el documento de trabajo 34 del GTCA: perspectivas de las zonas libres de armas nucleares por un grupo de países que ya han prohibido las armas nucleares en sus regiones mediante zonas libres de armas nucleares (ZLAN). 115 países ya forman parte de las ZLAN que cubren América Latina, el Pacífico Sur, la Antártida, el sudeste de Asia, África y Asia Central.

Nueve de estos países (Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Indonesia, Malasia, México y Zambia) presentaron una propuesta al GTCA para "convocar una conferencia en 2017, abierta a todos los estados, organizaciones internacionales y sociedad civil, para negociar un instrumento jurídicamente vinculante para prohibir las armas nucleares" y "que informe a la conferencia internacional de alto nivel de las Naciones Unidas sobre el desarme nuclear para llevarse a cabo a más tardar en 2018... sobre los progresos realizados en la negociación de un instrumento de este tipo".

Durante las sesiones del GTCA, el plan fue apoyado por una serie de otros estados no nucleares y organizaciones de la sociedad civil. Sin embargo, ninguno de los países del paraguas nuclear, estados no nucleares de la OTAN, Japón, Corea del Sur y Australia, estuvieron de acuerdo con la propuesta. Los estados con armas nucleares, que no participaron en el GTCA, también se oponen a la propuesta.

Muchos de los estados no nucleares que participan en el GTCA argumentaron que el acuerdo de los estados poseedores y con dependencia nuclear no era necesario para negociar un tratado de este tipo. Sin embargo, otros argumentaron que si tal tratado no incluía al menos algunos de los estados con dependencia nuclear, tendría poco o ningún impacto sobre las políticas y prácticas de armas nucleares. Algunos también sostuvieron que podría ser contraproducente, disminuyendo la presión sobre los estados con dependencia nuclear para adoptar medidas provisionales hacia la abolición nuclear.

Se propusieron otras opciones para las negociaciones del desarme nuclear que atraerían, con más probabilidad, el apoyo de los estados con dependencia nuclear y por lo tanto generarían un impacto directo en sus políticas.

Estas incluyen un "enfoque de bloques de construcción" y un acuerdo marco para el desarme nuclear, similar al de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) de 1992. Este ha sido desarrollado por el documento de trabajo de la Middle Powers Initiative para la OEW: opciones para un acuerdo marco.

Los partidarios del acuerdo marco sugirieron que "podría incluir medidas de prohibición más fuertes al inicio del proceso, sin dejar de participar aquellos estados que no tengan capacidad para adoptar tales medidas en el primer momento".

Sin embargo, muchos estados no nucleares criticaron la aproximación y el acuerdo marco propuestos de los "bloques" de no promover medidas suficientemente fuertes en el corto plazo. Argumentaron que un tratado de prohibición clara sería mejor, incluso si no se incluyen los países nucleares independientes.

Una de las principales razones por las que los países con armas nucleares no han participado en el GTCA y por la que los países del 'paraguas nuclear' no apoyan un tratado de prohibición nuclear se debe a que estos países todavía dependen de las armas nucleares para su seguridad.

Un análisis de UNFOLD ZERO indicó que: "el GTCA mantuvo discusiones útiles sobre el papel de las armas nucleares en el siglo 21 y de si es posible eliminar el papel de las armas nucleares incluso en los momentos actuales de aumento de tensiones y conflictos entre países con dependencia nuclear".

Varios estados no nucleares y las organizaciones de la sociedad civil destacaron las posibilidades de lograr la seguridad, reducción de las tensiones y resolver los conflictos internacionales a través de medios alternativos.

Estos incluyen la diplomacia, el derecho, la mediación, el arbitraje, la adjudicación y la utilización de mecanismos de seguridad comunes en las Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y otros órganos. Algunos delegados señalaron que el reciente acuerdo con Irán es un ejemplo digno de emulación.

Un número de países y organizaciones no gubernamentales centradas en un tema diferente, la falta de voluntad política y compromiso de los estados con dependencia nuclear para el desarme nuclear. La Middle Powers Initiative, la Asociación de Control de Armas, la Oficina de la Paz de Basilea, los Parlamentarios por la No Proliferación Nuclear y el Desarme (PNND) y el UNFOLD ZERO propusieron una serie de cumbres para el desarme nuclear con el fin de construir esa voluntad política.

La propuesta, en el documento de trabajo del MPI al GTCA titulado cumbres de desarme nuclear: la construcción de tracción política para la adopción y aplicación de medidas y normas legales se inspiró en parte por el éxito de las cumbres de seguridad nuclear, que construyeron la cooperación y el compromiso para prevenir el terrorismo nuclear .

Las cumbres de desarme nuclear, una serie de reuniones bilaterales (entre Estados Unidos y Rusia) y multilaterales a nivel de jefes de gobierno, mejoraría la atención mediática y pública hacia el problema y aumentaría la presión sobre los estados con dependencia nuclear para adoptar medidas decisivas de desarme, partidarios de la propuesta.

Las fuentes diplomáticas consideran que es poco probable que el consenso se alcance ya sea en un tratado de prohibición (la propuesta más popular entre los estados no nucleares) o el enfoque de bloques de construcción ("progresista"), que es la propuesta más popular entre los estados nucleares independientes.

Tal acuerdo podría, por ejemplo: reafirmar la obligación de desarme en el artículo VI del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y el derecho internacional consuetudinario; reconocer las consecuencias humanitarias de las explosiones nucleares y afirmar la incompatibilidad general, al menos, del empleo de armas nucleares con el derecho internacional humanitario e indicar el objetivo común de extender para siempre la práctica de la no utilización.

También destacaría los objetivos no vinculantes para lograr la reducción y eliminación de las armas nucleares dentro de un "marco de tiempo factible"; establecer procesos para el logro de estos objetivos, incluyendo nuevas negociaciones y los mecanismos de información. Por otra parte, sería ponerse de acuerdo sobre las medidas de apoyo, tales como seguir trabajando en la verificación, el fomento de la confianza y el establecimiento de la seguridad sin armas nucleares. [DN-InDepthNews – 15 de mayo de 2016]