Reporting the underreported threat of nuclear weapens and efforts by those striving for a nuclear free world.

A project of The Non-Profit International Press Syndicate Group with IDN as flagship agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative
status 
with ECOSOC.

 

Las armas nucleares son ilegales en el marco del derecho internacional

Punto de vista de Somar Wijayadasa*

NUEVA YORK (IDN) - El Tratado de las Naciones Unidas sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW) logró el 24 de octubre los 50 signatarios requeridos para su entrada en vigor el 22 de enero de 2021. Llegará un momento en que ilegalizará las armas nucleares, las armas de destrucción masiva más peligrosas, según el derecho internacional.

Es indiscutible que se trata de una victoria histórica para las Naciones Unidas que desde hace 75 años, siempre han incluido en su programa las cuestiones relativas al desarme y la abolición de las armas nucleares. Llama la atención que coincidiera con el 75 aniversario de la ONU y con el infame uso de bombas atómicas en agosto de 1945.

Para comprender plenamente la importancia del Tratado, debemos atender a las medidas históricas adoptadas por las Naciones Unidas desde sus inicios para lograr el noble objetivo de prohibir las bombas nucleares.

Las Naciones Unidas se fundaron en 1945 tras dos guerras mundiales y la pérdida de millones de vidas, y después de que el mundo fuera testigo de la destrucción causada por dos bombas atómicas lanzadas por Estados Unidos sobre Hiroshima y Nagasaki que mataron a entre 129 000 y 226 000 personas, respectivamente.

A pesar del encomiable objetivo de las Naciones Unidas de «preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra» y de los innumerables mecanismos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas para resolver los conflictos por medios pacíficos, muchos países han librado cientos de guerras en las que han muerto varios millones de personas, decenas de millones han quedado sin hogar e innumerables millones han resultado heridas y sufrido pérdidas.

En 2014, David Swanson escribió en el American Journal of Public Health que: «Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, se han producido 248 conflictos armados en 153 ubicaciones de todo el mundo. Estados Unidos lanzó 201 operaciones militares en el extranjero entre el final de la Segunda Guerra Mundial y 2001 y, desde entonces, otros países como Afganistán e Irak».

Es sabido que la política de contención del comunismo en el Lejano Oriente llevó a la devastación de Vietnam, Corea del Norte y Laos, y que la política de 45 años de la Guerra Fría acabó con el bloque de Europa Oriental y desmanteló la Unión Soviética, y que las políticas de ataques preventivos y de cambio de régimen destruyeron la vida de millones de personas en Oriente Medio.

La primavera árabe de Oriente Medio causó miles de muertes y cambios de régimen en Túnez, Egipto, Libia y Yemen. La guerra civil de Siria mató a más de 220 000 personas y dejó sin hogar a más de 50 millones de personas.

De acuerdo con Tom Mayer, activista defensor de la paz, «La intervención militar de Estados Unidos ha sido una calamidad en Oriente Medio. Han destruido Iraq, desestabilizado Libia, fomentado la dictadura en Egipto, acelerado la guerra civil en Siria y la destrucción de Yemen, y han contribuido a aplastar un movimiento prodemocrático en Bahréin».

Estos enfrentamientos y otros como la crisis de los misiles en Cuba de 1962 llevaron al mundo al borde de una guerra nuclear.

Dag Hammarskjold, secretario general de la ONU, de 1953 a 1961, dijo que «la ONU no fue creada para llevar a la humanidad al cielo, sino para salvarla del infierno».

Pero la verdad es que la ONU ha salvado al mundo del infierno.

Pese a las trágicas decepciones, Naciones Unidas nunca renunció a su objetivo supremo de eliminar las armas nucleares, las más inhumanas y peligrosas del planeta, que pueden arrasar ciudades enteras, matar a millones de personas y destruir el medio ambiente natural y la vida de las generaciones futuras por sus efectos catastróficos a largo plazo.

En su primera Asamblea General el 24 de enero de 1946, Naciones Unidas adoptó su primera resolución sobre la «eliminación de las armas atómicas y todas las demás armas principales de destrucción masiva».

En 1945, Estados Unidos era la única nación del mundo que poseía y lanzaba armas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki.

Desde entonces, otros países, a saber, Rusia (antigua Unión Soviética 1949), Reino Unido (1952), Francia (1960), China (1964), India (1974), Pakistán (1998), Corea del Norte (2006) e Israel (no declarada) ha adquirido bombas nucleares.

Estados Unidos y Rusia poseen casi 14 000 (92 % de todas las armas nucleares), suficientes para azotar nuestro planeta innumerables veces.

En el transcurso de los años, la ONU adoptó varios tratados y mecanismos, como el Tratado de No Proliferación Nuclear (1968), la Convención sobre Armas Biológicas y Toxínicas (1972), la Convención sobre Armas Químicas (1993), el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (1996) y el Tratado sobre el Comercio de Armas (2014), para prohibir las armas de destrucción masiva, incluidas las armas nucleares.

Existen zonas libres de armas nucleares en las regiones de América Latina, el Pacífico Sur, el Sudeste Asiático, África y Asia Central, que abarcan 115 Estados y representan el 60 % de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

Se trata de logros importantes que, en 2017, allanaron el camino para que las Naciones Unidas aprobaran el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW) que trata de «prohibir las armas nucleares, con miras a su total eliminación».

El tratado hace hincapié en las catastróficas consecuencias humanitarias que resultarían de cualquier uso de armas nucleares. Prohíbe a los estados participantes desarrollar, probar, usar, amenazar con usar, producir, poseer, adquirir, transferir, probar o desplegar armas nucleares.

En septiembre, el New York Times anunció que «cincuenta y seis exprimeros ministros, presidentes, ministros de relaciones exteriores y ministros de defensa de 20 países de la OTAN, etc., publicaron una carta abierta» implorando a sus líderes actuales que se sumaran al Tratado TPNW.

Según el New York Times, la carta fue firmada por exprimeros ministros de Canadá, Japón, Italia y Polonia, expresidentes de Albania, Polonia y Eslovenia, más de dos docenas de excancilleres, más de una docena de exministros de defensa, los exsecretarios generales de la OTAN Javier Solana de España y Willy Claes de Bélgica, además del exsecretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Este hecho resulta sorprendente, ya que algunos de estos son estados «paraguas nucleares» que buscan protección del arsenal nuclear de Estados Unidos y poseen 180 ojivas nucleares en seis bases en Alemania, Bélgica, Países Bajos, Italia y Turquía.

Pese al impresionante apoyo al Tratado, la CBS anunció recientemente que Estados Unidos ha enviado una carta a todos los países que han ratificado el tratado de las Naciones Unidas para prohibir las armas nucleares para que retiren su apoyo, alegando que «las cinco potencias nucleares originales, Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia, junto con los aliados de Estados Unidos en la OTAN se han unido para oponerse a las posibles repercusiones del tratado».

Según la CBS, la carta dice: «Si bien reconocemos su derecho soberano a ratificar o adherirse al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW), estimamos que ha cometido un error estratégico y debería retirar su instrumento de ratificación o adhesión».

Esta declaración no solo es un insulto a la ONU que durante 75 años ha luchado por dar sepultura a las bombas nucleares, sino también un intento atrozmente beligerante de las superpotencias por subvertir la voluntad de la mayoría de los pueblos del mundo de vivir en paz sin que la amenaza de un holocausto nuclear penda sobre sus cabezas.

Quisiera subrayar que, aunque los países que poseen armas nucleares no firmen el Tratado TPNW, todos los países estarán moralmente obligados a adherirse a él, ya que las armas nucleares estarán prohibidas en virtud del derecho internacional, al igual que las demás armas de destrucción masiva que están ahora prohibidas.

En el pasado, algunos países poseedores de energía nuclear amenazaron con utilizar las armas nucleares para intimidar y subyugar a otros países, con comentarios petulantes como «mi botón nuclear es mucho más grande y potente que el tuyo». Cuando las armas nucleares se proscriban, esa era de la fanfarronería pasará a la historia.

Como dijo el presidente Vladimir Putin: "Nuestros socios occidentales, encabezados por los Estados Unidos de América, prefieren no guiarse por el derecho internacional en sus políticas prácticas, sino por el mandato de las armas. Han llegado a creer en su exclusividad y excepcionalismo, y creen que pueden decidir el destino del mundo, que solo ellos siempre pueden tener la razón».

Así como Estados Unidos exigió recientemente a Corea del Norte «la desnuclearización total, verificable e irreversible», casi todos los países ahora imploran a los estados poseedores de energía nuclear que actúen recíprocamente mediante la eliminación de todas sus armas nucleares.

Dado que la erradicación de las armas nucleares en el marco del TPNW ya es inexorable, todos los líderes mundiales deben colaborar con las Naciones Unidas para establecer un orden mundial que garantice la paz, la justicia, la seguridad y la prosperidad para todos.

El presidente Truman dijo: «La responsabilidad de los grandes estados consiste en servir y no dominar a los pueblos del mundo». [IDN-InDepthNews, 7 de noviembre de 2020]

*Somar Wijayadasa, abogado internacional, fue miembro de la facultad de la Universidad de Sri Lanka (de 1967 a 1973), trabajó en organizaciones de la ONU (OIEA y FAO de 1973 a 1985), fue delegado de la UNESCO ante la Asamblea General de la ONU de 1985 a 1995, así como representante de ONUSIDA en Naciones Unidas de 1995 a 2000.

Foto: la nueva ojiva nuclear de Trump, aparentemente de bajo rendimiento, comenzó a producirse en 2019. Crédito: Ronald Gutridge/Marina de los Estados Unidos.