Desarme, La Clave Para La Sostenibilidad De Las Generaciones Futuras

Por Joan Erakit' | IDN-InDepth NewsAnalysis

NUEVA YORK (IDN) - Esforzándose para promover el interés de las generaciones futuras a través de la formulación de políticas, el Consejo del Futuro Mundial (World Future Council) se reúne todos los  años para revisar las estrategias que son progresivas y cambian la forma en que nuestras comunidades globales funcionan.

El proceso comienza con el planteamiento de una pregunta sería: ¿cuáles son los temas más importantes de nuestro tiempo, y cuáles son los países que están tratando el tema con tanto vigor que destacan sobre otros?

Esta es la tarea encomendada al Consejo del Futuro Mundial, en colaboración con la Unión Interparlamentaria (UIP) y la Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos de Desarme (UNODA) - unatripleta con el objetivo de afectar el cambio positivo.

El 23 de octubre de 2013, funcionarios de las Naciones Unidas, la sociedad civil y delegados internacionales se reunieron en la sede de la ONU en Nueva York para el galardón World Future Policy 2013.

Con las actuaciones de la Orquesta Sinfónica de la ONU y una canción especial por el músico colombiano César López, quien transformó un AK- 47 en una guitarra, en la ceremonia de premiación se destacó la importancia de la formulación de políticas como medio para la paz y la seguridad.

El tema de este año se centró en las mejores políticas de desarme, y con tres categorías distintas, se entregaron premios a varios países, cuyo trabajo para demoler los arsenales de armas - tanto las armas pequeñas como as nucleares - resultó ejemplar y sostenible.

Afirmando la importancia de la disolución de las armas en todas sus formas, el Secretario General Ban Ki -Moon, ha denominado el desarme " un bien público global de primer orden ", y prometió su apoyo constante a los esfuerzos de la UNODA .

Según el Consejo Mundial del Futuro, el gasto militar mundial fue de más de 1,7 billones de dólares en 2012 - un número impactante cuando se lo compara con los fondos gastados para combatir la pobreza y las enfermedades o en cuestiones ambientales.

Se puede decir que la existencia misma de las armas representa una amenaza para la sociedad. Y el tráfico de armas sigue siendo un problema para muchos gobiernos y también socava los procesos de paz, mientras que alimenta la violencia armada y el asesinato de civiles inocentes.

En este sentido, el desarme   se convierte en una pieza esencial en el rompecabezas del desarrollo sostenible y la protección de las personas, una idea que no podría ser más clara en la ceremonia de los premios de este año.

Y el ganador es…

Después de analizar a varias nominaciones, un jurado de ocho deliberó a principios de julio de 2013 y decidió que los ganadores fueran homenajeados en Nueva York. Se revisaron más de 25 políticas de 15 países, en seis regiones.

La diversidad de las políticas que se presentaron es lo que realmente encendió el tema – sin mencionar la diversidad de los países nominados. Algunas de las políticas se centraron en la eliminación de las armas específicas, mientras que otras se basaron en la destrucción total y el desarme de las armas nucleares.

Alexandra Wandel, Directora del Consejo del Futuro Mundial y anfitriona de la ceremonia de los premios, explicó a IDN la importancia de la política de los premios en relación con el ambiente global actual:

“Mucha gente en todo el mundo está desesperada. Todos los días tenemos noticias negativas sobre los conflictos armados y las armas se están propagando. Por lo tanto, los premios a las políticas futuras suponen una fuente de inspiración para la gente y los gobiernos demostrando que existen ejemplos positivos en todo el mundo, y que es posible desarmar y mejorar las condiciones de vida de hoy y de las generaciones futuras”.

Con cuatro menciones de honor, el premio Future Policy (futuras políticas) fue para Bélgica y su enmienda a la Ley belga de Armas y Municiones de 1995, que prohibió las minas anti- personales, y también la ley que regula las actividades económicas e individuales con armas de 2006, que sirvió para prohibir las municiones de rácimo.

Costa Rica también recibió una mención honorífica por el artículo 12 de la Constitución del país de 1949, que abolió el ejército nacional después de una guerra civil de cinco semanas en 1948.

Mozambique y Sudáfrica también recogieron menciones de honor por su iniciativa de cooperación y asistencia mutua en el ámbito de la lucha contra la delincuencia en 1995, mientras que Mongolia fue reconocida por su Ley del 2000 relativa a la condición de Estado libre de armas nucleares.

Los ganadores del Premio de Plata fueron Nueva Zelanda y Argentina. Argentina fue reconocida por su programa de 2006 para la entrega voluntaria de armas de fuego, un paso monumental para prevenir la violencia armada.

Siguiendo su ejemplo, Nueva Zelanda recogió el premio por su Ley de 1987 sobre la zona libre de armas nucleares, el desarme y el control de armamentos, que estableció un fuerte legado para la perseverancia de la salud y el medio ambiente durante las pruebas nucleares del Pacífico Sur.

Pero al final del día, sólo puede haber un ganador, y con una iniciativa que ha durado más de medio siglo y afectado a muchos países, el Premio de Oro fue para América Latina y el Caribe por el Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latinay el Caribe (Tratado de Tlatelolco).

Establecido en 1967, este tratado especial establece las bases para la creación de seguridad regional cooperativa utilizando el desarme nuclear. Motivado por la crisis de los misiles de Cuba, dos años más tarde en 1969, se constituyó el Organismo para la Prohibicion de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL) para proteger los principios fundamentales del Tratado de Tlatelolco y garantizar que la paz y la seguridad continuaran en la región.

Con características sobresalientes, tales como la prohibición de la fabricación, uso, prueba, instalación, almacenamiento, adquisición y posesión de toda arma nuclear, el Tratado de Tlatelolco ha demostrado su compromiso de hacer frente a la amenaza inmediata de las armas nucleares en la región por parte de las potencias externas. Sin embargo, también mira al futuro ya que muchos países latinoamericanos estaban empezando a desarrollar las industrias de energía nuclear con potencial para un futuro desarrollo de  armas nucleares. Décadas más tarde, en 2013, la política sigue siendo relevante hoy en día como lo fue en la década de 1960.

"Lo especial del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe  es que consiguieron tener una zona libre de armas nucleares y esto sirvió de inspiración para otros. El hemisferio Sur está sin armas nucleares y esto debe ser una fuente de  inspiración para otras regiones y otros estados con armas nucleares, porque es una amenaza para nuestra paz que todavía tengamos poderío nuclear. “Dijo Wandell.

El futuro del Desarme

Los ganadores se llevan los premios de regreso a sus países de origen y siguen haciendo el trabajo para proteger a nuestra comunidad global, pero tenemos que preguntarnos por el significado que el futuro del desarme tiene para la próxima generación.

En un artículo escrito para la segunda edición del Foro de la abolición nuclear, Rob van Riet se refiere a la población que ignora que quizá pronto tenga que enfrentarse con la posibilidad de vivir en un mundo en el que las armas nucleares son un elemento común. Recordando un discurso que el presidente de EE.UU., Barack Obama pronunció en Praga abril de 2009, Van Riet recordó el aspecto de paralizante ambivalencia hacia la disuasión nuclear:

“El comentario resultó aleccionador en la medida en que recordó a la generación joven, en gran parte inconsciente de la magnitud del peligro nuclear, que la caída del muro de Berlín no condujo a la caída del muro de las armas nucleares, aún a punto y listas para destruir el mundo”.

Una triste realidad hecha aún más real por el hecho de que la mayoría de la gente joven - aquellos de la Generación Y (la generación nacida entre finales de 1970 y mediados de 1990), que con toda seguridad, tendría que sostener los efectos de un mundo nuclear, es la que menos está al tanto de las políticas que rodean el desarme.

Una acción del pasado se ha convertido en una condición para el futuro, y las políticas impulsadas por la ceremonia del Premio a la Política Futura destacan este fenómeno con gran claridad.

Muchas de las políticas son de hace 30 o incluso 40 años atrás. Las guerras civiles, la inestabilidad global y el mal uso del poder pesaron mucho en esos momentos - como lo hacen ahora. En represalia, había algunas personas que fueron inspiradas para unirse y crear políticas que los gobiernos pueden poner en práctica para no permitir que la historia se repita.

Cuando los líderes mundiales se reúnen para discutir el futuro de las armas nucleares, uno sólo puede esperar que esos planes incluyan las generaciones venideras. O por lo menos, un llamado a la Generación Y a reflexionar sobre la relación entre la paz y el desarme. A través de una re-evaluación de las ideas respecto a las armas, la educación en las políticas que protegen a las comunidades y la participación en el gobierno local y nacional, son posibles pasos interesantes para sostener un futuro posible.

El desarme fortalece la paz y la seguridad internacional, y como testigo a través de los ojos de los Premios de la política futura - crea un efecto dominó de cambio.

* Joan Erakit es un escritor y periodista estadounidense actualmente con sede en Nueva York, la presentación de informes, entre otros por la Agencia de Noticias Inter Press Service de las Naciones Unidas. Joan asistió a la Universidad de Bethel, en St. Paul, Minnesota, donde estudió antropología cultural y trabajó como escritor independiente. Su página web / cartera: http://joanerakit.com/ [IDN-InDepthNews - Octubre 27, 2013]