Los Desafios Continúan Pero Hay Buenas Noticias Para El Desarme Nuclear

Por Ramesh Jaura* | IDN-Indepth NewsAnalysis

BERLIN (IDN) - Hay muchas buenas noticias en lo que respecta al desarme nuclear, pero queda mucho por recorrer antes de que los activistas a favor de la prohibición de la bomba puedan ' descansar y dormir en paz'. Casi setenta años después del primer uso de armas nucleares en Hiroshima y Nagasaki, cerca de 17.000 armas de este tipo continúan poniendo en peligro la supervivencia misma de la humanidad.

Los pocos países que mantienen este tipo de armas de destrucción masiva tienen previsto gastar más de dólares estadounidenses 1.000.000.000.000 durante la próxima década para mantenerlas y modernizarlas. Más de un billón de dólares en diez años, o 100 mil millones USD al año.

Mientras que la mayoría proviene de los contribuyentes de los países con armas nucleares , un nuevo informe, muestra que el sector privado está invirtiendo más de USD 314 349 920 000 , en empresas privadas que producen , mantienen , y modernizan los arsenales nucleares en Francia , India, Reino Unido y EE.UU. " .

La buena noticia es que 124 países de todo el mundo, incluidos los estados que no quieren estar bajo paraguas nuclear, como Japón, han aprobado una declaración histórica subrayando que es " en interés de la propia supervivencia de la humanidad que las armas nucleares no se utilicen nunca más, bajo ninguna circunstancia”.

De hecho, como la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN) señala, en 2013 ha crecido el número de Estados y organizaciones internacionales que han expresado su profunda preocupación por los escasos progresos del desarme nuclear debido a la evidencia innegable de que el efecto humanitario de las armas nucleares ha crecido de manera exponencial.

En marzo de 2013, la conferencia sobre el efecto humanitario de las armas nucleares, celebrada en Oslo por el Gobierno de Noruega, llegó a la conclusión de que ningún plan de reacción internacional podría ser puesto en marcha para responder de manera eficaz a una detonación nuclear.

En septiembre, la primera reunión de alto nivel sobre el desarme nuclear convocada por la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), puso énfasis en los enfoques humanitarios y realizó numerosos llamados para prohibir las armas nucleares, a pesar de la resistencia de los estados con armamento nuclear. Aprovechando este impulso, el Gobierno de México ha anunciado una conferencia para continuar con el debate en torno a las consecuencias humanitarias de las armas nucleares, que se celebrará del 13 al 14 feb 2014 en Nayarit, en la costa del océano Pacífico de dicho país.

La importancia de la declaración conjunta emitida por Nueva Zelanda el 21 de octubre de 2013 en la Primera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas está acompañado por el estudio DON’T BANK ON THE BOMB (No invierta en la bomba) de la organización pacifista holandesa IKV Pax Christi junto con ICAN, la Campaña Internacional para Abolir las Armas nucleares.

En este contexto, la Soka Gakkai Internacional (SGI), una organización que ha estado involucrada en la búsqueda de un mundo libre de armas nucleares desde hace más de medio siglo, ha celebrado apoyado "los esfuerzos actuales para aclarar la naturaleza inhumana de armas nucleares y establecer una clara norma internacional contra su uso en cualquier circunstancia”.

El Director Ejecutivo de la SGI de Asuntos por la Paz, Hirotsugu Terasaki, expresó a IDN que las catastróficas consecuencias que se derivarían de una utilización de armas atómicas  obliga a los gobiernos "a declarar inequívocamente que tal uso sería una violación del derecho internacional humanitario".

Al mismo tiempo, Terasaki quien también es vicepresidente de la Soka Gakkai, se refirió a " las limitaciones prácticas del argumento humanitario para la prohibición de las armas nucleares - más críticamente la continua falta de cooperación de los Estados con armas nucleares”.

Por ello, pidió esfuerzos concertados para llegar a líderes de opinión y responsables políticos de los estados con armas nucleares: "Muchos de ellos ya han reconocido la quiebra esencial de la doctrina de disuasión en un mundo donde los actores no estatales están buscando acceso a la tecnología de las armas nucleares y han afirmado que un mundo libre de armas nucleares será un mundo más seguro”.

Desafío de la Sociedad Civil

En este sentido, la sociedad civil se enfrenta a un reto importante, dijo Terasaki: "desarrollar un lenguaje común para que tanto los estados poseedores de armas nucleares como los estados no poseedores, puedan entablar un diálogo productivo".

Y en este aspecto, añadió, "hay un imperativo práctico y moral para librar al mundo de estas armas apocalípticas. En ese sentido, el trabajo de eliminar esas armas es esencialmente una empresa global, una en la que todas las partes tienen un papel constructivo”.

Esto se aplica a los diplomáticos en particular. La copresidente de ICAN Rebecca Johnson, dijo: “La acción diplomática para prohibir y eliminar las armas nucleares será la mejor manera de prevenir una catástrofe nuclear en el futuro. "

“Los 124 gobiernos que han patrocinado en forma conjunta esta importante declaración  sobre los efectos humanitarios de las armas nucleares están poniendo la seguridad de su pueblo por encima de las justificaciones militaristas de algunos estados para tener armas nucleares", agregó.

Beatrice Fihn, miembro del Grupo Internacional de Dirección de ICAN, comentó: " El enfoque humanitario sobre las armas nucleares ha demostrado una vez más ser exitoso. Un número creciente de estados están mostrando su preocupación por el daño inaceptable que estas armas de destrucción masiva amenazan con desatar. Este debate fortalece nuestra confianza y determinación que existe un camino creíble hacia la prohibición de las armas nucleares”.

ICAN, una coalición de campaña con más de 300 miembros en 80 países, trabaja en estrecha colaboración con el gobierno mexicano para garantizar la participación efectiva y significativa de la sociedad civil en la conferencia de febrero de 2014. Esto ayudará a facilitar este proceso para la sociedad civil, y se asegurará de que sea abierta e inclusiva. ICAN también tendrá un programa de patrocinio para los activistas de países en desarrollo, dijeron los activistas.

Un largo camino por recorrer

El informe de ICAN y IKV Pax Christi, Don’t Bank on the Bomb, ilustra el por qué queda tanto recorrido para marcar el comienzo de un mundo libre de armas nucleares. Es el único informe que cuenta cómo 298 instituciones financieras privadas y públicas de todo el mundo invierten casi 314 mil millones de dólares estadounidenses en 27 empresas relacionadas con la producción, el mantenimiento y la modernización de las armas nucleares.

El resumen ejecutivo del informe  enumera todas las instituciones financieras que tienen delaciones e inversiones con los productores de armas nucleares. 175 tienen su sede en Norteamérica, 65 en Europa, 47 en Asia y el Pacífico, diez en el Medio Oriente, y una en África. Ninguno se basa en América Latina o el Caribe. Entre los bancos y otras instituciones financieras más fuertemente involucradas están: Bank of America, BlackRock y JP Morgan Chase en los Estados Unidos; Royal Bank of Scotland en el Reino Unido; BNP Paribas en Francia, Deutsche Bank en Alemania, y Mitsubishi UFJ Financial en Japón.

Varios estados e instituciones financieras se han pronunciado en contra de los riesgos y los efectos de estas armas de destrucción masiva, pero como muestran las investigaciones entodo el mundo, en los últimos tres años, las instituciones financieras brindaron préstamos por un total de al menos 63 mil millones de dólares, servicios bancarios  de inversión por valor de al menos 43 mil millones, y adquirieron o gestionaron acciones y bonos por un valor de al menos 207 millones de dólares.

Sin embargo, afirma el estudio, muchas instituciones financieras no quieren esperar a que lo que parece ser un proceso político lento para proscribir las armas nucleares. "En lugar de esperar a que un proceso de tratado multilateral comience, algunas instituciones financieras han promulgado políticas que prohíben o limitan sus inversiones en productores de armas nucleares. Estas instituciones financieras han actuado por su responsabilidad ética para prevenir un gran daño humanitario “, muestra el informe.

Y añade: " Al lado de la cada vez mayor énfasis en las responsabilidades éticas de los financieros hay un énfasis creciente en las responsabilidades individuales de los ciudadanos para enviar una señal clara para sus instituciones financieras, así como para sus gobiernos de que la posesión continuada o el desarrollo de estas armas es inaceptable”.

De hecho, a diferencia de las armas biológicas o químicas, las armas nucleares son las únicas armas de destrucción masiva aún no prohibidas por el derecho internacional, a pesar del reconocimiento mundial que matan indiscriminadamente y que podrían caer en manos equivocadas. El 19 de junio de 2013, en Berlín, el presidente estadounidense Obama dijo que " mientras existan armas nucleares, no estamos realmente seguros”.

"Nuestros esfuerzos colectivos para alejarse del abismo nuclear siguen siendo demasiado modestos en términos de  ambición y  han generado solo un éxito limitado ", advirtió Heinz Fischer, Presidente de Austria, en la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de la ONU sobre el desarme nuclear. "Las armas nucleares deben ser estigmatizadas, prohibidas y eliminadas antes de que nos eliminen a nosotros ", dijo.

Hasta la fecha, los 190 Estados miembros del TNP - Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares - han reconocido las " catastróficas consecuencias humanitarias de cualquier empleo de armas nucleares”, el siguiente paso es, según lo dicho por el Comité Internacional de la Cruz Roja,  " prohibirlas y eliminarlas."

Precisamente esto le da peso al viejo  adagio: La Esperanza se hace eterna en el pecho humano.

* Ramesh Jaura es editor global de IDN y su publicación hermana de Perspectivas Mundiales, editor en jefe de IPS Alemania y miembro del consejo de redacción de Other News. También es presidente ejecutivo del Consejo de Cooperación Global, miembro del consejo de IPS y coordinador internacional y global del proyecto de la SGI de IPS para el fortalecimiento de la conciencia pública sobre la necesidad de abolir las armas nucleares. [ IDN - InDepthNews - Octubre 28, 2013]

Crédito de la imagen: ICAN