Finalmente han sido prohibidas las armas nucleares

Por Jayantha Dhanapala*

KANDY, Sri Lanka (IDN) – El 7 de julio de 2017, setenta y dos años después de que el arma más inhumanamente destructiva fuera inventada y usada en Hiroshima y Nagasaki, una Conferencia con la participación de la mayoría de los Estados Miembros de las Naciones Unidas decidió - por 122 votos a favor; una abstención; y uno en contra - adoptar un Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares.

Ha sido un largo viaje desde enero de 1946 cuando la recién establecida Organización de las Naciones Unidas, situada temporalmente en Londres, aprobó su primera resolución en la que se pedía el desarme nuclear, lo que significaba la prioridad indiscutible de esta cuestión. Desde entonces, en cada sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se adoptaron resoluciones con diversos matices sobre el desarme nuclear con mayorías variadas.

Mientras tanto, el número de países armados con armas nucleares creció a nueve, de los cuales sólo cinco fueron reconocidos como Estados poseedores de armas nucleares en términos del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares de 1968. Muchos otros estados se refugiaron bajo paraguas nucleares, siendo el principal el de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN).

Para estos Estados, existe la prohibición específica contenida en el nuevo Tratado, bajo el concepto de disuasión y de disuasión ampliada, de alojar armas nucleares pertenecientes a algún otro país. Para el TNP en su conjunto, descartando los temores de los opositores, resulta que la norma de no proliferación se ha fortalecido mucho en el nuevo Tratado.

Tres vías claramente reconocibles se fusionaron en el impulso final del movimiento de desarme nuclear para lograr la adopción del texto del Tratado del 7 de julio. Ellas eran: (a) el proceso durante siete décadas en la propia ONU liderado por un grupo de países dedicados al tema; (b) el trabajo de la sociedad civil; (c) la "Iniciativa humanitaria", que ha marcado definitivamente el campo del desarme e influido especialmente en los párrafos del preámbulo del Tratado del 7 de julio.

Hitos

Los hitos históricos de la ONU incluyeron la primera Sesión Especial de 1978 de la Asamblea General de las Naciones Unidas dedicada al Desarme (SSODI), cuyo Documento Final sigue siendo el punto más alto del consenso internacional alcanzado sobre desarme, identificando claramente como meta prioritaria la eliminación de las armas nucleares.

Un grupo de tratados paralelos, tanto mundiales como regionales, respaldó este objetivo. El Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), que en virtud del Artículo VI ofrece, de manera ineficaz, negociaciones "de buena fe" para el desarme nuclear y el Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBT) que no ha sido todavía ratificado por ocho naciones y no puede entrar en vigor.

Una serie de tratados regionales de zonas libres de armas nucleares del Tratado Antártico, que abarca la región despoblada del Polo Sur; el Tratado de Tlatelolco de 1967 para América Latina y el Caribe; el Tratado de Rarotonga para el Pacífico Sur; el Tratado de Pelindaba para el África; el Tratado de Bangkok para el Asia Sudoriental entró en vigor aislando vastas áreas geográficas de la colocación de armas nucleares. Con la mayoría de ellos, complementados por protocolos firmados por los Estados poseedores de armas nucleares del TNP que se comprometieron a respetar estas zonas, se hizo un avance importante como "acción afirmativa" voluntaria de los Estados no poseedores de armas nucleares.

En el plano jurídico internacional, la Opinión Consultiva de 1995 de la Corte Internacional de Justicia fue un gran éxito al pedir la declaración de ilegalidad de la posesión y el uso de armas nucleares, pero se cuestionó la viabilidad de su aplicación. Una serie de distinguidas comisiones internacionales, como la Comisión de Canberra, también pidieron la eliminación de las armas nucleares en sus informes, argumentados con un impacto significativo en la opinión pública mundial.

El debate

En términos generales, el debate entre los Estados con Armas Nucleares (NWS) y sus aliados, por un lado, y los Estados con Armas No Nucleares (NNWS por sus siglas en inglés), giraba en torno a la esperanza de lograr el objetivo aparentemente común de un mundo libre de armas nucleares. Un proceso "paso a paso" para lograr la seguridad antes del desarme, o acordar una prohibición absoluta de armas nucleares seguida de una aplicación gradual, en virtud de procedimientos de verificación internacional confiables.

La última escuela de pensamiento apoyada políticamente por los miembros del Movimiento de Países No Alineados (NAM) en Naciones Unidas, por las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y la sociedad civil, concitó niveles crecientes de frustración debido al obstruccionismo del NWS y sus partidarios. Se basaba en el precedente establecido por la prohibición absoluta de las otras dos categorías de armas de destrucción masiva -Armas biológicas por la Convención sobre Armas Biológicas de 1972 y Armas Químicas por la Convención sobre Armas Químicas de 1993- .

En el caso de la CWC, la norma fue apoyada por una organización internacional y un sistema de verificación. Las violaciones denunciadas en la confusión del conflicto sirio que actualmente está en curso, por parte del Gobierno sirio y de grupos armados irregulares apoyados por las principales potencias, no invalida el sistema de verificación.

El artículo VI del TNP durante mucho tiempo había sido la bandera de lucha de NNWS por el desarme nuclear. La prórroga indefinida del TNP en 1995, resultó una vía cada vez más frustrante porque los acuerdos alcanzados por consenso en las Conferencias de Examen del TNP en 1995, 2000 y 2010, fueron violados descaradamente por NWS. La proliferación de armas nucleares por parte de India y Pakistán, que se mantuvieron fuera del TNP, pareció ser recompensada por sus amigos del NWS, mientras que la República Popular Democrática de Corea (RPDC) sigue sometida a sanciones cada vez más duras por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

En ese contexto, Austria y Suiza, apoyadas por el CICR con sus credenciales humanitarias impecables, iniciaron la "Iniciativa Humanitaria" dentro del TNP con un creciente apoyo en la ONU luego de una serie de resoluciones que señalan las catastróficas consecuencias humanitarias del uso de armas nucleares. Esto se convirtió en una campaña amplia con conferencias en Oslo (marzo de 2013), Nayarit (febrero de 2014) y Viena (diciembre de 2014), cuya conclusión lógica llevó a la Resolución de 2016 en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Iniciativas audaces

En la acumulación de frustración por Conferencias de Revisión del TNP fallidas y no implementadas, la sociedad civil se hizo más estridente y audaz en sus demandas. Las iniciativas adoptadas por ONGs como la Campaña Internacional para Prohibir las Minas Terrestres (ICBL) y la abolición de las Municiones en Racimo, llevaron a acuerdos fuera del marco de la ONU antes de que fueran incorporados dentro para confirmar su legitimidad y ampliar su círculo de adherentes.

En cuanto a las armas nucleares, donde las apuestas eran más altas y la oposición del NWS más intensa, la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) lideró una coalición de ONGs con energía, logrando primero la adopción de la resolución de la AGNU en 2016 y luego la de la Conferencia en el 2017.

La conferencia debió enfrentar oposición y boicot por parte de NWS y sus aliados, incluyendo Australia y, sorprendentemente, Canadá. Sólo los Países Bajos participaron en la Conferencia de la OTAN - sólo para votar en contra de la resolución final que adoptó el texto del Tratado.

La elección de la Embajadora Elayne Whyte-Gómez -la poderosa diplomática de Costa Rica- como presidente, fue significativa. Su país, uno de los pocos sin un ejército permanente y con el ex presidente Oscar Arias como Premio Nobel, tenía credenciales loables, aparte de sus propias habilidades diplomáticas.

La conclusión de la Conferencia coincidió con la reunión del G20 en Hamburgo, con sus tormentosas protestas y con los medios de comunicación centrados en la primera reunión de Trump-Putin y la disonancia de las políticas de Trump con el resto del G20, especialmente sobre el cambio climático. La atención de los medios de comunicación internacionales, que en el mejor de los casos es insignificante cuando se trata de la cuestión del desarme nuclear, fue más importante cuando informó sobre el punto culminante de la Conferencia del 7 de julio.

A favor del Tratado

El escaso comentario fue bastante escéptico con respecto a la aplicabilidad del Tratado, que se presenta ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para su adopción en septiembre. Varios factores favorecen el futuro del Tratado.

En primer lugar, se ha establecido un objetivo modesto de 50 Estados ratificantes para la entrada en vigor en lugar de los 44 Estados específicamente designados en el TPCE, incluidos los Estados Unidos. En segundo lugar, una historia de tratados similares demuestra que el lapso de tiempo entre la primera oleada de signatarios y el carácter inclusivo del mismo puede ser largo, pero la validez del Tratado como derecho internacional es indiscutible.

En el caso particular del TNP, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 2373 en 1968, que aprobó el proyecto de Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), la votación fue de 95 votos contra 4 y 21 abstenciones. Los 122 países que votaron a favor de la aprobación del Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares son, por lo tanto, pioneros en una ruta audaz y emocionante que combina las preocupaciones de seguridad con los intereses humanitarios.

Estamos en un momento de transformación. La violencia y los conflictos desencadenados por ideologías extremistas y una carrera armamentista entre las grandes potencias, han dado como resultado un total de 1.676 mil millones de dólares de gastos militares en 2016. Nueve armas nucleares con un arsenal total de 15,395 cabezas nucleares, 4.120 desplegadas operacionalmente, amenazan la catástrofe de una guerra nuclear declarada intencionalmente o por accidente, como el error informático o la piratería informática. Los arsenales de armas nucleares se están modernizando constantemente con doctrinas nucleares imprudentes que aumentan el peligro de un uso real.

El populismo -falsificación de la democracia- se está entronizando en Occidente y en otras partes del mundo, mientras que las disparidades económicas en aumento y la creciente intolerancia de las minorías se están propagando, desencadenadas por la mayor ola de migraciones humanas de refugiados y desplazados desde la Segunda Guerra Mundial. En contraste, el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares es un rayo de esperanza para nuestros tiempos difíciles.

* Jayantha Dhanapala es ex Secretario General Adjunto de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas entre 1998-2003 y ex Embajador de Sri Lanka en los Estados Unidos 1995-97 y en la ONU en Ginebra 1984-87. Actualmente es Presidente de las Conferencias Pugwash sobre Ciencia y Asuntos Mundiales. Las opiniones expresadas son suyas. [IDN-InDepthNews - 12 de julio de 2017]

Fotos: Los restos del edificio de la Prefectura para la Promoción de la Industria, más tarde conservado como monumento - conocido como la cúpula de Genbaku - en Hiroshima. Foto de la ONU. Jayantha Dhanapala. Crédito: UNODA.

IDN es la agencia insignia del International Press Syndicate.

Facebook.com/IDN.GoingDeeper - twitter.com/InDepthNews

Search

Newsletter

Toward a World Without Nuclear Weapons 2018

Newsletters April 2016-March 2018

Newsletter Archive 2009-2015

QR Code

QR-Code

Donate

Help us raise awareness of the compelling need to phase out all atomic arsenal as a first step toward ushering in a nuclear weapons free world.