El Jefe de la ONU espera que las nuevas sanciones ayuden a hacer de 2018 "un año crucial" para la Península Coreana

Por J Nastranis

NACIONES UNIDAS (IDN) - El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, expresó su deseo de que el 2018 sea "un año crucial" para el logro de una paz sostenible en la Península Coreana.

En una declaración atribuible a su portavoz, tras la aprobación de una nueva resolución del Consejo de Seguridad (RCSNU 2397), dijo: "La única forma de avanzar hacia una solución pacífica y política integral requiere ahora la desescalada y canales de comunicación abiertos".

La resolución fue aprobada el 22 de diciembre en respuesta al último lanzamiento del misil balístico intercontinental (ICBM) lanzado por la República Popular Democrática de Corea (RPDC), ampliamente conocido como Corea del Norte, el 28 de noviembre.

El Secretario General acogió con beneplácito "la unidad permanente del Consejo de Seguridad", diciendo que "es esencial para lograr el objetivo de la desnuclearización y crear el espacio para las iniciativas diplomáticas encaminadas a lograrla de manera pacífica".

Según la declaración, el Secretario General apoya el deseo del Consejo de Seguridad de encontrar una solución pacífica, diplomática y política a la situación, así como su exhortación a seguir trabajando para reducir las tensiones.

"Él reafirma su compromiso de trabajar con todas las partes en este sentido. Exhorta a todos los Estados Miembros a que velen por la plena aplicación de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y redoblen sus esfuerzos para que el año 2018 sea un año crucial para el logro de una paz sostenible en la península de Corea", añadió la declaración.

Las nuevas sanciones del Consejo de Seguridad tienen por objeto aumentar la profundidad de las medidas impuestas al país tras la continuación de su programa de armas nucleares y balísticas, incluido el último lanzamiento de misiles balísticos.

En una resolución adoptada por unanimidad, el Consejo de 15 miembros decidió limitar las importaciones de petróleo refinado de la República Popular Democrática de Corea a 500.000 barriles durante 12 meses a partir del 1 de enero de 2018, con el petróleo crudo limitado a los niveles actuales para ese período.

El Consejo resolvió en particular "prohibir el suministro, venta o transferencia directos o indirectos a la República Popular Democrática de Corea, a través de sus territorios o por sus ciudadanos, o utilizando buques, aeronaves, oleoductos, líneas férreas o vehículos que enarbolen su pabellón y procedan o no de sus territorios, de todo el petróleo crudo, a menos que el Comité [de Sanciones del Consejo de Seguridad] apruebe por adelantado, caso por caso, un cargamento de petróleo crudo destinado exclusivamente a la subsistencia de los ciudadanos de la República Popular Democrática de Corea y sin relación con los programas de misiles nucleares o balísticos de la República Popular Democrática de Corea ni con otras actividades prohibidas por las resoluciones 1718 (2006), 1874 (2009), 2087 (2013), 2094 (2013), 2270 (2016), 2321 (2016), 2356 (2017), 2371 (2017) y 2375 (2017) o por la presente resolución".

El Consejo decidió además "que esta prohibición no se aplicará al petróleo crudo que, por un período de doce meses a partir de la fecha de adopción de la presente resolución, y por períodos de doce meses a partir de entonces, no exceda de 4 millones de barriles o 525.000 toneladas en total por período de doce meses".

Adicionalmente, el Consejo pidió a todos los Estados miembros que suministraban petróleo crudo a Corea del Norte que informaran al Comité de Sanciones "cada 90 días a partir de la fecha de adopción de esta resolución [22 de diciembre de 2017] de la cantidad de petróleo crudo suministrada a la RPDC".

El Consejo de Seguridad decidió también que los Estados Miembros repatrien a todos los ciudadanos de la República Popular Democrática de Corea que perciban ingresos en la jurisdicción de esos Estados Miembros y a todos los funcionarios encargados de supervisar la seguridad del Gobierno de la República Popular Democrática de Corea que supervisen a los trabajadores de la República Popular Democrática de Corea en el extranjero "inmediatamente, pero a más tardar en un plazo de 24 meses", a menos que el Estado Miembro determine que la repatriación del ciudadano esté prohibida por la legislación nacional e internacional aplicable, o si ese ciudadano es ciudadano de ese Estado Miembro.

Además, en relación con la interdicción marítima de buques de carga, el Consejo decidió que los Estados miembros incautarán, inspeccionarán e incautarán cualquier buque en sus puertos si el Estado miembro tiene motivos razonables para creer que el buque participa en actividades, o en el transporte de artículos, prohibidos por las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas.

Según el New York Times, "Aunque la resolución ganó el respaldo de los 15 miembros del consejo, las débiles penalidades reflejaron el poder de Rusia y China. Ambos se habían opuesto a la redacción original que pedía un embargo de petróleo y otras sanciones severas -con el Presidente Vladimir V. Putin de Rusia declarando la semana pasada que tales sanciones adicionales serían contraproducentes y posiblemente desestabilizadoras.”

"Cualquiera de los dos podría haber usado su estatus como miembros permanentes del Consejo de Seguridad para vetar la medida."

Desde el punto de vista político, el Consejo de Seguridad expresó su "profunda preocupación" por las graves penurias a las que se ve sometido el pueblo de la República Popular Democrática de Corea y condenó al país por perseguir armas nucleares y misiles balísticos en lugar del bienestar de su pueblo.

Anteriormente, aunque expresó su profunda preocupación por el riesgo de enfrentamientos militares en la Península Coreana, "incluso como resultado de un cálculo erróneo", Guterres subrayó la necesidad de disociar la situación de paz y seguridad en la República Popular Democrática de Corea de las necesidades humanitarias del país.

El 70% de la población del país se ve afectada por la inseguridad alimentaria y el 40% sufre malnutrición y se necesitan 114 millones de dólares para satisfacer las necesidades urgentes. Sin embargo, el llamamiento para las necesidades y prioridades humanitarias de la República Popular Democrática de Corea en 2017 sólo cuenta con una financiación del 30%, dijo al Consejo de Seguridad el 15 de diciembre.

En la resolución adoptada el 22 de diciembre, el Consejo afirmó que mantendrá bajo "revisión continua" las acciones del país y que está decidido a tomar nuevas "medidas significativas" en caso de que se realice un nuevo ensayo o lanzamiento nuclear.

Al publicar el texto completo de la nueva resolución, la Misión Permanente de los Estados Unidos de América ante la ONU dijo: La resolución 2397 del Consejo de Seguridad (RCSNU) impone fuertes sanciones a los sectores de energía, exportación e importación de Corea del Norte con nuevas autoridades marítimas para ayudar a cerrar las actividades de contrabando ilícito de Corea del Norte. La Resolución 2397 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se basa en la Resolución 2375 (2017) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que incluye las sanciones más severas jamás impuestas a Corea del Norte, y resoluciones anteriores. [IDN-InDepthNews - 26 de diciembre de 2017]

Foto: El Consejo de Seguridad aprueba por unanimidad la resolución 2397 (2017), condenando en los términos más enérgicos el lanzamiento del misil balístico realizado por la República Popular Democrática de Corea el 28 de noviembre de 2017, en violación y flagrante desprecio de las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre la no proliferación. Foto ONU/Manuel Elias